La lógica del opresor, Albert Pla y Malcolm X.

Según dice  el PP asturiano a propósito de lo dicho por Albert Pla [1] en una entrevista publicada ayer en el diario La Nueva España, su partido “defiende la libertad de opinión”, aunque a la par exige que se rescinda el contrato del teatro en el que iba a actuar el cantante por sus declaraciones de marcado carácter catalanista. ¡Toma libertad de expresión!

Además de ser en sí mismo antidemocrático censurar el concierto de un artista por hacer declaraciones públicas a favor de la independencia catalana, llega más lejos lo ilógico de algunas posturas del PP en cuanto al nacionalismo: Hace unos días José María Aznar[2],  en San Sebastián, decía que los nacionalismos eran antidemocráticos, involutivos, reaccionarios y destructivos y defendía la unidad de España.

¿Y dónde está el fallo, qué falla en el planteamiento de Aznar? Pues en que si defendemos la unidad de España, en tanto que España y por España, unísima, grandísima y libérrima, y despreciamos, negamos y censuramos las manifestaciones de otras sensibilidades nacionales presentes en el Estado español (léase gallegos, vascos, catalanes, andaluces, etcétera) y además hacemos esto exigiendo respeto por nuestra opinión,  más bien parece que estamos tratando de engañar al auditorio sobre nuestras intenciones. Estamos haciendo apología de una nación, en este caso España, mientras exigimos que no se haga lo mismo con otras.

¿Y Malcolm X? Malcolm lo tenía muy claro y en sus palabras siempre defendía que el opresor siempre intenta convencer al oprimido de que no haga lo que él mismo hace. Siempre el opresor intentará que el oprimido odie a los suyos, que se odie a sí mismo por ser lo que es e intente ser como el opresor pero siendo oprimido, siendo pero sin imitar. Si esto lo llevamos a la realidad nacional del Estado español, si lo trasladamos a las recientes palabras de José María Aznar, como uno más de tantos representantes del españolismo cerrado y convencido ideológica, política y sobre todo económicamente, vemos que Malcolm X tenía ya calados a personajes de esta calaña (que vienen de viejo) desde hace cincuenta años; personajes que intentan que las naciones de dentro del territorio español compartan con ellos su visión de España casi recordando la visión de Imperio, que se adhieran sumisamente y la interiorizen, que crean que es lo mejor, pero que, en ningún caso, pretendan ser por sí mismos nación y Estado imitando ese comportamiento de forma autónoma. Yo sí pero tú no. Ahí es nada.

[1] http://www.publico.es/culturas/475062/el-pp-pide-suspender-la-actuacion-de-albert-pla-en-gijon-por-decir-que-le-da-asco-ser-espanol

[2] http://www.lne.es/gijon/2013/10/16/dado-asco-espanol-espero-mundo/1484451.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s