El demonio iraní y otros cuentos para no dormir.

Después de unos cuantos días de revuelo, y ya que parece que Siria tenía mejores amistades de lo que se pensaba hace unos meses y ha habido que descartar un desembarco masivo de tropas “democratizadoras” de corte transnacional al estilo de la United Fruit o la British Petroleum, hoy el juego de la geopolítica mundial ha hecho parada en la corte del demonio iraní, nuevo trending topic de enemigos malos-malísimos del espectro mundial.

Haciendo gala de la prepotencia y el descaro a que nos tienen acostumbrad@s, los líderes de las grandes potencias del “mundo libre” han saludado amistosamente el acuerdo alcanzado con Irán en materia nuclear.

Es un gran acuerdo, plantean, ya que ahora Irán dejará de ser ese pequeño diablillo de Oriente Medio que se rebela a los mandatos de los países cabecillas del capitalismo mundial y abandonará cualquier medida que, por error, o por intención, pudiera llevar al gobierno de Teherán a desarrollar armamento atómico. Con los que somos con petardos de estos gordos, ya somos bastantes, deben pensar.

Así que lo que debería ser una noticia feliz, como es la reducción de posibilidades de crecimiento del arsenal atómico mundial, hay que tomarla y analizarla con el recelo merecido de quien la vende.

El régimen de Obama no es precisamente ejemplo a seguir en relación con nada que implique bienes colectivos al planeta Tierra ni cualquier especie que lo pueble y se sabe que su arsenal atómico es de los mayores del mundo [1], por citar solo un par de sus mejores azañas. Francia o el Reino Unido son adalides de la invasión de países para su posterior colonización empresarial y saqueamiento de recursos naturales – el pueblo de Malí, por ejemplo, lo tiene muy reciente-. Rusia también defiende su proyecto económico, por supuesto que nada filantrópico, mientras ejerce de supuesto pacificador de la zona cuando en realidad solo mira por sus intereses comerciales. Y la ONU… la ONU aplaude las sanciones internacionales (imperialistas) a países menos desarrollados, capitalistamente hablando, desde países cargados de arsenales nucleares como ejercicio de gran coherencia ideológica. Qué más se puede pedir.

Pensando en el futuro a medio plazo del pueblo iraní, de lo que pueda suponer en el plano subjetivo la intromisión en su hegemonía, voluntad de pueblo, para hacer en su territorio lo que bien le plazca ya sea para conseguir electricidad, para defenderse de ataques con drones o invasiones terrestres, para asar chuletas, o lo que quiera hacer el pueblo de Irán en Irán, por un lado; y por otro, los posibles derroteros militares que pueda alcanzar la batalla por el control de una zona tan importante por su situación geo-estratégica y su riqueza de recursos naturales, a cualquiera con un mínimo de empatía se le deben revolver las tripas. El cuento del “diablillo iraní” es absolutamente terrorífico.

Además las noticias estos días nos han traído otros cuentos para no dormir que no por menos comentados deben ser olvidados: cabría preguntarse por el afán pacificador de todas estas potencias que decidieron hace unos años invadir Afganistán y preguntarse ¿quién se está beneficiando hoy en día de haberlo convertido en el primer país productor de opio a nivel mundial? [2]. Seguro que no son la mayoría de afganas y afganos quienes están amasando grandes fortunas por el tráfico de estas plantas. Cabría preguntarse qué paz y qué progreso eran esos que se iban a llevar a Irak, el cual va a cerrar el año más sangriento desde 2008 [3] y donde cada vez más parece que llegar a viejo es un regalo divino. Cabría también preguntarse por qué las noticias que llegan hoy sobre Libia son partes de guerra y no de proyectos de futuro democrático y para el pueblo… En fin, cuántas pesadillas a un mes de navidad.

[1] http://es.wikipedia.org/wiki/Pa%C3%ADses_con_armas_nucleares

[2] http://www.europapress.es/internacional/noticia-cultivo-opio-afganistan-primer-productor-mundial-droga-aumentado-36-respecto-2012-20131113130445.html

[3] http://iraq2013.rt.com/es.html

Anuncios

Un comentario en “El demonio iraní y otros cuentos para no dormir.

  1. Pingback: El demonio iraní y otros cuentos para no dormir | [crónica de sociales.org]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s