Vendiendo democracia a la europea

En medio de un juego orquestado en gran medida desde más allá de las fronteras ucranianas, estos días el país atraviesa una grave crisis política cuyo resultado resulta difícil prever. La tensión va en aumento según se suceden los acontecimientos y lo que empezó como una inflamación del sentimiento europeista en una parte de la población por el ofrecimiento de la Unión Europea de un tratado de libre comercio (como los que se han ofrecido a Chile o Sudáfrica, no es nada extraordinario), ha ido trascendiendo más allá de la cuestión comercial hacia posiciones del tipo “queremos ser europeos” y, trás los disturbios y las batallas entre policías y manifestantes, se ha terminado por exigir la dimisión del presidente Yanukóvich y su gobierno.

Desde los medios se vende a Yanukóvich como un ser tiránico, amigo de Rusia, y, como ocurrió en su día con la estatua de Sadam Hussein de la plaza de Firdus en Bagdag, se le intenta demonizar asociando lo que se pretende sea la caída de su gobierno al derribo de la estatua de Lenin que tuvo lugar ayer a manos de los fascistas del grupo Svoboda en Kiev. Desde luego todo un símbolo de cara al posicionamiento popular de los telespectadores europeos.

Otra gallo cantaría si trasladáramos estos acontecimientos tres mil kilómetros hasta Madrid. Por la tónica dominante en los últimos años, solo cabría esperar que el revuelo no llegara ni a la mitad porque el “demostradamente democrático” aparato represivo estatal español disolvería movilizaciones y llamamientos contra el gobierno de forma mucho más contundente que lo que las fuerzas policiales ucranianas están haciendo. En las televisiones europeas se vería a los agente de la UIP “disolviendo” (entiéndase “machacando”) las concentraciones y manifestaciones, y todo quedaría como unas protestas más para el archivo con titulares que hablarían de sedición y de intento de Golpe de Estado, como ya ha pasado en varias ocasiones con las distintas convocatorias de la Coordinadora 25S.

¿Y por qué el omnipudiente PRYSA y demás comparseros mediáticos nos hablan de protestas opositoras y no de intento Golpe de Estado? Probablemente, si analizáramos la cobertura que tuvieron los derrocamientos de Lugo en Paraguay o Zelaya en Honduras, incluso cómo llegó la información de las últimas elecciones presidenciales venezolanas, encontraríamos muchas similitudes con cómo se están relatando los acontecimientos de Ucrania. Ayer El País dejaba una frase muy clarificadora: “Queda claro: Ni la guerra fría ha concluido en Europa ni el imperio soviético en la mayoría de su territorio ha dejado paso todavía a países estables y democráticos con instituciones capaces de encauzar reivindicaciones democráticas” [1].

Se habla de derechos humanos, se habla de asentamiento y profundización de proyectos democráticos, se venden los malos vicios de los gobiernos salientes y las virtudes de los entrantes, y siempre, claro está, esas virtudes resultan beneficiosas para los proyectos económicos y geoestratégicos de la potencia imperialista de turno.

Así como en los casos de Honduras o Paraguay no hay que escarbar mucho para ver las manos yanquis moviendo las marionetas, en el caso ucraniano los nombres y apellidos interesados deben responder a motivaciones económicas y estratégicas de la Unión Europea ¿Por qué si no iba a la UE a ofrecer un tratado de libre comercio a Ucrania a la par que vender en sus medios de intoxicación mediática esa imagen tan anti-rusa? Evidentemente hay objetivos de expansión y beneficio. Por una parte está lo comercial y por otra hay que analizar el papel que juega hoy día Ucrania como socio de Rusia, la cual está volviendo a ser un actor económico y militar importante en el teatro mundial, y por tanto, directo competidor de la locomotora alemana.

Una vez más, no basta con posicionarse con un bando u otro en un conflicto determinado. Por poco que digamos desde estas líneas, siempre la realidad es mucho más compleja y atiende a muchas más razones de lo que, por supuesto, los medios llamados de comunicación, que siempre barren para casa, van a intentar inocularnos.

[1] http://internacional.elpais.com/internacional/2013/12/08/actualidad/1386502212_540078.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s